¿Corres por el Parque? ¡Cuídalo... disfrútalo más y mejor!

El Parque Juan Carlos I es una maravilla para los aficionados al running. Por eso, hay que disfrutarlo... cuidándolo mucho. Consejos...


En la Carrera del Taller lo tenemos súper claro. El Parque Juan Carlos I, que ha acogido esta iniciativa desde su primera edición, y ya van cinco, es un privilegio para los corredores. Tanto para realizar sus entrenos como para disfrutar de una buena carrera popular (asómate a loscircuitos de 5 y 10 kms que hemos preparado este año).

No hay más que asomarse a él cualquier día, a cualquier hora, para observar cómo lo disfrutan miles de runners. Es la razón por la que desde la Carrera del Taller queremos insistir en algo que ya sabemos todos: cuando corremos por un parque, después de pasar un buen rato por sus sendas y veredas, no es ya que haya que dejar el lugar tal y como lo encontramos, es que si podemos hay que dejarlo mejor... como quisiéramos encontrarlo. Por supuesto, en tu condición de corredor pero también de paseante o de papa o mamá que en ocasiones acudes a él con los peques. Cuesta muy poco conservarlo.

Emplazado en el área del antiguo Olivar de la Hinojosa (un pintoresco jardín del siglo XVIII), del que se han conservado una buena cantidad de olivos, los encantos del Parque Juan Carlos I, piden más de una visita y una desgustación pausada, sólo o con amigos.

Es el segundo parque más grande de la ciudad de Madrid, por delante del Parque del Retiro (118 ha) y sólo superado por la Casa de Campo. Cuenta con un lago, un auditorio al aire libre y numerosas esculturas abstractas.

Entre sus espacios destacados sobresalen dos:
- El Jardín de las Tres Culturas, conjunto de tres jardines dedicados a cada una de las tres religiones monoteístas más importantes.
- La Estufa Fría, invernáculo abierto con una colección de plantas exóticas distribuidas en 13 biotipos.

Somos corredores. Y nos gustan los parques. Por eso:

- Trotamos por las zonas habilitadas para caminar o correr a pie.
- No invadimos las zonas protegidas, donde nos indican que no se puede correr porque hay fauna o flora especialmente sensible. Y ante la duda... somos responsables: desde el sentido común, evitamos transitar por espacios donde anticipamos que se pueden ocasionar daños.
- Si utilizamos botellas de agua desechables, las arrojamos después a los contenedores de basura adecuados. Y lo mismo hacemos con otros eventuales desechos.
- Respetamos el mobiliario urbano y lo dejamos como nos gusta encontrarlo, en perfecto estado de uso.
- Si corremos con nuestra mascota, con nuestro perro, por ejemplo, procuramos que no mordisquee plantas y elementos del parque... y recogemos siempre sus deposiciones.


¡Nos gusta mucho el parque Juan Carlos I! Por eso, el día 8 de marzo tiene que lucir rebién, con la mejor sonrisa de todos nosotros, runners medioambientalmente responsables. Y si eres de los que aún no ha descubierto todos los encantos del parque... te animamos a visitar supágina web.