Porque las cosas grandes tienen comienzos pequeños

Cristina, flanqueada por las atletas
Tamara y Amaya Sanfabio.
¡Estupendo artículo de Cristina Mitre, periodista y promotora del movimiento #mujeresquecorren!

La entrega de la camiseta, dorsal-chip y bolsa del corredor de la Carrera del Taller, el 8 de marzo, coincide con la celebración del Día de la Mujer. Con tal motivo, la Fundación Marathon, responsable técnica de la Carrera del Taller, promueve, en colaboración con la iniciativa @Ponteapunto, un coloquio sobre "Hábitos saludades y Mujeres que Corren". Tendrá lugar entre las 18:30 y las 19:30 en las Instalaciones Deportivas del Canal de Isabel II. Entre las participantes destacadas del mismo se cuenta Cristina Mitre, promotora del movimiento social #mujeresquecorren. Runner y periodista, ha tenido la deferencia de dedicarnos una enorme sonrisa, su primera contribución al coloquio del día 8, preparándonos un estupendo artículo sobre cómo el running ha cambiado su forma de ver la vida y el de las muchas chicas que se han animado a correr con el estímulo del movimiento #mujeresquecorren. ¡Gracias, Cristina! Y a vosotros, lectores, disfrutad del artículo. ¡Es pura vitamina!

#mujeresquecorren
Porque las cosas grandes tienen comienzos pequeños 

Como la gran mayoría de las mujeres, yo empecé a correr porque quería perder peso. Aquel 4 de septiembre de 2009, el primer día que me calcé las zapatillas de correr, ni se me hubiese pasado por la cabeza pensar que correr, el simple ejercicio de poner un pie delante de otro (como dice la gran Kathrine Switzer), se convertiría en mi particular historia de amor. Y, es que, este deporte ha cambiado mi forma de ver la vida.

Ya no me imagino una semana sin sufrir en las series, sin evadirme en la tirada larga o simplemente sin salir a la calle y dejar que mi piernas y mi corazón me lleven sin rumbo fijo, disfrutando de la increíble sensación de libertad que me proporciona correr.

En estos cuatro años de aventura runner, he descubierto muchas cosas de mí misma. Correr te enseña a sufrir, a planificarte mejor para no saltarte los entrenamientos, a comer sano, a valorar la importancia del sueño y el descanso... Ahora, ya no mido mis avances sobre la báscula. Los gramos y los kilos no cuentan. Mi nueva forma de valorar mis progresos se expresa en minutos y segundos.

Yo nunca he dado el perfil de mujer deportista, pero con mis zapatillas de correr me he sentido atleta de élite, porque he superado mis propios límites, porque me he esforzados al máximo por la consecución de mis retos. Primero, superando la barrera de los cinco kilómetros, para luego llegar al diez mil, pasando por el medio maratón, hasta plantarme en el arco de salida de la maratón de Londres. Mi objetivo para el próximo 13 de abril.

¿Quién hubiese pensado aquel 4 de septiembre que algún día correría 42 kilómetros? Pero a golpe de zapatilla he comprobado que si quieres puedes. Llegó un momento en que estaba tan convencida de los beneficios físicos y psicológicos de correr que quise compartirlo con todo el mundo. Y mi blog (thebeautymail.blogs.elle.es) me brindó la mejor oportunidad. Un día decidí ponerles cara a mis lectoras, a todas esas amigas 2.0 que habían vivido tan de cerca mi particular enamoramiento y a las que había conseguido arrastrar con mi afición. Y junto a tres amigas, las atletas Tamara y Amaya Sanfabio y la editora gráfica Eva María Tome, convoqué a todas las mujeres de Madrid a correr con nosotras en el parque del Retiro. Así nacía Mujeres que Corren (www.mujeres-que-corren.com) el primer movimiento social de running femenino 2.0. A través de las redes sociales nuestro mensaje (combatir el sedentarismo y recaudar fondos para la investigación de la leucemia infantil, a través del Proyecto Corre de la Fundación Unoentrecienmil.org) se viralizó a velocidad de vértigo. Hace apenas unas semanas, celebramos nuestro primer aniversario: cientos de kilómetros recorridos, 10 quedadas y miles de dorsales vendidos para la investigación de la leucemia infantil. Hemos organizado nuestras famosas quedadas en Madrid y fuera de la Comunidad, en Gijón, Bilbao y Barcelona y nuestro plan es continuar con nuestro particular running tour para que nuestro mensaje llegue a todos los rincones de España.

Cristina Mitre en una de
las quedadas de las #mujeresquecorren

Aquel uno de febrero de 2103 nos acompañaron 75 mujeres y hoy, a diario, lo hacen más de 10.000. A nuestras quedadas vienen de media casi 300. Cada vez más grandes, cada vez más fuertes.

Nuestra misión no es otra que promover el deporte entre las chicas a través del running. Sin duda, el mejor ejercicio cardiovascular que existe. Nuestra quedadas son una excelente excelente excusa para iniciarse con la actividad o afianzar el hábito. Por eso, admitimos todos los niveles: “desde las que no han corrido nunca pero quieren intentarlo”, hasta las que corren “diez kilómetros y son unas máquinas”. Son una oportunidad estupenda para conocer a otras chicas con las que compartir afición y, además, las que se inician salen reforzadas porque el ejemplo de las otras, de aquellas mujeres que empezaron como ellas caminando para terminar corriendo, les sirve como espejo en el que mirarse.

En este último año, a través del proyecto Mujeres que Corren y todos mis perfiles en redes sociales (Twitter @cristinamitre y IG @thebeautymail) mi objetivo no es otro que intentar animar a las mujeres a moverse, demostrarles desde mi experiencia personal que el running , y en general la actividad física, no es una moda pasajera sino el pasaporte para una vida sana y más longeva. Hay cosas contra las que no podemos luchar, como nuestro ADN, pero está en nuestras piernas combatir el sedentarismo para disfrutar de la vida “a tope de power”.


Cristina mitre es directora de belleza de la Revista ELLE. Runner convencida es promotora del movimiento social Mujeres que Corren (www.mujeres-que-corren.com).  

Fotografías: Eva María Tomé.