Diana Martín, automovilista responsable del año

Diana Martín: “Correr es de valientes. Que cada vez haya más corredores populares dice mucho en favor de la sociedad”


Hasta la última zancada. Así disfruta Diana Martín de sus días. Del atletismo. De su gente. De su pasión por la vida. Nos lo decía al término de uno de sus entrenamientos en el Centro de Alto Rendimiento (C.A.R.) de Madrid. Acudimos a contarla que la Carrera del Taller, promovida por la iniciativa “Ponte a punto: cuidar tu coche es cuidar de ti”, quería que aceptara la distinción de Automovilista Responsable del Año por los valores que transmite como atleta. Por su forma de hacer y estar. Por hacernos disfrutar con sus carreras. Por la divulgación que hace del deporte como un hábito imprescindible para llevar una vida saludable. Y por su ejemplo como automovilista. Por su contribución a la seguridad vial. Por ser una conductora responsable: al volante y con el cuidado de su coche, un Seat Toledo que suma nada menos que 426 mil kilómetros. Y nos recibió con una sonrisa enorme. Con palabras sinceras y valiosas sobre lo que aporta el deporte al desarrollo de las personas, independientemente de que uno sea atleta aficionado o de élite. Emoción y razón. Pasión y reflexión. Y al final del camino, donde siempre comienza otro, la medalla del éxito: personal, profesional o deportivo. Le preguntamos por las carreras populares y nos dijo que están haciendo una labor divulgativa de los valores del deporte muy positiva. También que no es lo mismo correr que echar a correr. Que hay que hacerlo con cabeza, con criterio. Y nos despidió con otra sonrisa, ésta literalmente "proverbial": "No se me ocurre mejor carrera popular que la vida".




Con la fotografía de su último podium aún fresca en la retina, del bronce por equipos obtenida en diciembre pasado en los europeos de Cross de Belgrado, Diana Martín, mostoleña, acaba de ser distinguida por la revista “Atletismo Español”, de la Real Federación Española de Atletismo, como una de las cinco mejores atletas españolas de 2013. Tiene 32 años. Lo que significa que aún va a depararnos muchas alegrías deportivas.

En su dimensión más social, de ciudadana con hábitos tan saludables como los que favorecen la seguridad vial, la Asociación de Talleres de Madrid (Asetra), promotora de la Carrera del Taller que organiza la Fundación Marathon, la ha nombrado “Automovilista Responsable del Año”. Por eso, no es de extrañar que una de las primeras cosas que nos dijera cuando fuimos a contarle de qué iba nuestra carrera popular es que “correr es mucho más que hacer ejercicio físico, es una forma de ver la vida, es la manera en que se concreta un espíritu de lucha, de superación, de ir un poco más allá, de conocerse a uno mismo, de disfrutar también... pero teniendo claro que hay que hacerlo con cabeza. Es como ir al volante, se puede disfrutar de conducir pero hay que hacerlo con cabeza”.

La Carrera del Taller es una carrera popular, muy popular. Se trata de pasarlo bien, de recordar entre todos que no hay que bajar la guardia en materia de seguridad vial, que el mantenimiento de nuestros vehículos es fundamental circular con garantías. Pero, sobre todo, de lo que se trata es de disfrutar haciendo lo que más nos gusta, correr. Así que la primera pregunta estaba clara: ¿Qué piensa una atleta de élite como Diana Martín de que cada vez más gente se calce unas zapatillas de running y se apunte a carreras populares? “Me parece estupendo. Los atletas populares tienen mucho mérito. Lo que está pasando estos últimos años no es fácil de explicar. Porque salir a correr requiere de una disciplina, de una voluntad, que incluye pasar frío en invierno, mojarse cuando llueve, y a veces sacar tiempo de dónde no lo hay. Por eso, que cada vez haya más gente corriendo, que las carreras populares hayan aficionado a más gente al atletismo, dice mucho en favor de nuestra sociedad... especialmente ahora que parece que prevalecen los mensajes negativos. Ahí hay mucha energía positiva”

Entrevistar a Diana Martín es un todo un reto. Porque dice tanto cuando habla como cuando calla. Termina una frase y te mira. Es posible que quienes la conocen bien sepan poner el “autocompletar” a sus silencios, pero nosotros tuvimos que pedirle ayuda. La forma en la que dijo lo de la “energía positiva” sonaba menos a afirmación que a reflexión que se insinúa. “Hay mucha energía positiva. Lo que pasa es que no siempre la canalizamos bien. No me atrevo a ir más lejos si hablamos de la sociedad, porque es algo complejo, pero sí cuando comentamos el tema de las carreras populares. Uno no puede echar a correr sin más. Está bien que te anime un vecino, un compañero de trabajo o tu primo, porque correr, el ejercicio físico, es sano. Pero si nunca lo has hecho puede ser una locura salir dos tardes a entrenar por el parque de tu barrio y apuntarte a una media maratón de 21 kilómetros. Lo mejor es ir poco a poco, dejarse asesorar por profesionales de la salud y del deporte, ir marcándose objetivos. Y sin olvidar nunca que lo primero es la salud. Hay carreras de 10 kilómetros, pero también las hay de 5. Lo que quiero decir es que correr engancha y hay que tener cuidado para no pasar de hacer deporte por razones de salud, o para simplemente sentirse mejor, a hacer deporte de competición, sin un adecuado control médico”. Vaya. Le recordamos que la Carrera del Taller tiene dos pruebas, de 4 y de 10 kilómetros, para veteranos y noveles. “La de 4 casi se puede hacer andando”, bromea.

El concurso de la Fundación Marathon en la Carrera de Taller es fundamental. Le explicamos a Diana que entre los proyectos de la institución hay varios como la Escuela de Corredores donde se enseña, precisamente a los más populares, a correr con criterios técnicos para evitar lesiones y aprovechar sus capacidades. Le hablamos de la Escuela de Menores, en la que se trabaja con niños, y de los programas de atletismo inclusivo, para peques con algún tipo de discapacidad. Y le preguntamos si se acuerda de por qué empezó a correr y qué aporta el atletismo a los más pequeños. “Ufff... Comencé con el atletismo a los 8 años y desde entonces no he dejado de correr. El deporte ha sido algo que siempre ha formado parte de mi vida, de hecho ha conformado mi vida. Desde niña. Hay cuestiones como la disciplina, el esfuerzo, el fijarte objetivos, el convivir, el cooperar, pero también el competir con otros niños, siempre desde unos valores donde prima la superación individual tanto como el trabajo en equipo, que al final te valen no solo para la escuela, sino para tu vida social y profesional. Superación personal. Respeto, a tí mismo y a los demás. Saber ganar... saber perder. De alguna forma, el deporte te hacer vivir en un sentido más pleno. Desde pequeña le he dedicado muchas horas al atletismo y todas esas horas me han ayudado a aprovechar mejor el tiempo. A estudiar de forma más eficiente porque cada minuto era importante. A repasar temas mientras corría. Al final optimizas mejor el tiempo”. No sale en la conversación, pero Diana Martín, además de las deportivas, tiene tres medallas académicas, las de sus tres carreras universitarias: Terapia Ocupacional, Empresariales y Económicas.



¿Por qué es Diana Martín la “Automovilista Responsable del Año” de la Carrera del Taller que promueve Asetra? Pues porque no hacía falta ser un lince para anticipar que ese equilibrio entre pasión y razón, cabeza y corazón, fácilmente tendría su reflejo en los hábitos de Diana al volante. Y así es. Tanto que, algo consternada y voz queda, como si fuéramos agentes de Tráfico, nos confiesa que una vez la pusieron una multa. Luego ríe, con esa risa contagiosa y cómplice que tan fácil está haciendo la entrevista. Y calla. Otra vez nos toca pedirla que nos ayude a “autocompletar”. ¿Cómo lleva el mantenimiento del coche una atleta de élite? “Pues estaba pensando que uno siempre piensa que lo lleva mejor de lo que realmente lo lleva. No sé si me explico. En casa aún conservamos un Seat Toledo con 426 mil kilómetros, de mi madre, completamente puesto al día. Pasa sus ITVs y como con el dentista, al menos una vez al año, va al taller. Pero, la verdad, luego no te creas que tengo claro cuáles son las cosas que hay que revisarle... ruedas, frenos, aceite... ¡Y la correa de distribución! ¿Es eso lo importante, verdad? Como con los populares que se inician en el atletismo, nosotros dejamos el coche en manos de un taller de confianza. Pero no se nos olvida que hay que hacerlo regularmente”.


¡Súmate al movimiento “Ponte a punto: cuidar tu coche es cuidad de ti”. Inscríbete en la Carrera del Taller 2014.